Chiang Mai

Don't ride elephants

Fuera del bullicio turístico del sur de Tailandia, Chiang Mai es la ciudad del norte que todo el mundo te dice que debes visitar. Lo cierto es que no tiene mucho: templos y mercadillos, básicamente lo mismo que puedes encontrar en cualquier ciudad tailandesa, eso sí, con vida nocturna debido al turismo y mucho más tranquila y menos caótica que Bangkok.

Esta ciudad es buen sitio para relajar un poco. De hecho, yo recibí aquí mi primer masaje tailandés de manos de unas ex-prisioneras. En Chiang Mai enseñan a las prisioneras a dar masajes con la idea de que tengan un trabajo cuando salgan de la cárcel. El masaje fue la leche, la verdad, la mujer era pequeñita y se te subía por todos lados laughing

Además, el día siguiente al de mi llegada era el cumpleaños del rey, así que por la noche había fiesta por todos lados (aunque no se vendía alcohol).

Pero lo que más atrae a los turistas a esta ciudad son los alrededores. Chiang Mai es el centro neurálgico del norte de Tailandia, repleto de montañas y selva.

Desde Chiang Mai se puede llegar fácilmente a Chiang Rai y visitar su Templo Blanco. Yo fui en visita muy rápida y no llegué a ver la Casa Negra que hay en la ciudad (podéis buscarla por internet) y tampoco el interior del templo porque estaba cerrado ese día, pero si buscáis fotos veréis que es tan curioso como el exterior.

Desde Chiang Mai también se puede hacer una escapada en moto o en minivan a Pai, un pueblo entre montañas del que hablaré en la próxima entrada.

Pero las atracciones estrella son los paquetes que ofrecen las decenas de agencias turísticas: trekking (senderismo) por la selva, circuitos de tirolinas, rafting y bajadas por ríos, visitas a tribus de las montañas (que no son más que puro teatro pues aquellos pueblos han perdido sus tradiciones y ya sólo viven del turismo) y montar en elefantes.

Si tenéis un mínimo de decencia no cojáis nunca un paquete donde los elefantes estén involucrados de alguna manera. Estos pobres animales, supuestamente sagrados, son cruelmente maltratados desde que tienen 4 años para domesticarlos mediante una técnica llamada Phajaan. Dicha técnica consiste en tener atado y encerrado al pequeño elefante en una jaula donde no puede ni sentarse, privado de comida, bebida y sueño durante un tiempo que se puede alargar hasta 1 semana. Por si fuera poco, los mahouts, sus supuestos cuidadores, golpearán al elefante de forma continuada con unos bastones con un gran clavo en la punta clavándoselo brutalmente en ojos, orejas o en la cabeza y otras zonas del cuerpo del pobre animal. Después de superar el Phajaan el elefante quedará aterrorizado y “roto”. Durante toda su vida (hasta que quede demasiado maltrecho y lo abandonen o lo maten) seguirá recibiendo estos golpes y cuchilladas cada vez que tenga que ser enseñado o cuando no haga lo que sus mahouts quieren.

En esta web (o buscando “Phajaan” en Google) podéis ver vídeos, fotos y sitios recomendados para enteraros un poco más.

En los alrededores de Pai yo mismo pude ver un par de campamentos de elefantes. Estaban atados con una cadena de apenas 1 metro balanceándose como ausentes, totalmente autistas. Era una escena realmente triste. También pude ver a los mahouts con sus bastones con clavos preparados para golpear al elefante en cuanto no hiciera lo que ellos querían.

Contratar un paquete donde se utiliza a los elefantes de cualquier forma (tanto si es para montarlos como si es haciendo espectáculos donde bailan o pintan) es dar soporte y continuidad a semejante barbaridad.

Por cierto, muchos sitios anuncian ser santuarios de elefantes donde se les trata bien y se les cuida. Esto es mayormente mentira. Si os llevan a montar en ellos no tengáis duda de que han sido entrenados y se les maltrata. También podéis revisar webs de opiniones como TripAdvisor. Buscad en los peores comentarios del santuario al que estéis pensando ir y podréis encontrar este tipo de malas experiencias por creerse que los tratan bien.



8 thoughts on “Chiang Mai

  1. Familia gonzalez villar says:

    Buenos días Carlos, hoy es día 31, desearte que pases una noche Feliz y claro esta que tengas un 2015 tan intenso como este por lo menos, seguro que añoraras el calorcito de tú Familia., pues nosotros como Familia te mandamos desde aquí un poquito de calor y muchos ánimos para que continúes siendo como deseas ser.
    Muchos besos navideños

    • Muchas gracias Familia!! Y Feliz Año!!
      La verdad es que lo pasé genial, pero sí, siempre se añora el calorcito de la familia 🙂
      Un abrazo para todos y Felices Fiestas! Aunque sea ya un poco tarde, que ando un poco incomunicado últimamente, jeje

  2. Hola! Gracias por citarnos con el tema de los elefantes 🙂 Me alegra ver que hay tanta gente concienciada y aportando su granito de arena para que los turistas eviten estas prácticas. Un saludo!

  3. Noe says:

    ¡Hola Primo!¡qué bien se te ve! aunque hace unos días que hablé contigo, me alegra verte que estás fenomenal :-).
    Siempre pones información muy interesante, no sabía que le hacían eso a los elefantes y me ha dado muchísima pena.
    Ahora a la espera de Laos jejejejeje

    Un beso

    • Ya queda poquito! Tengo unos cuantos post preparados. Hoy cae uno y a ver si voy siendo más rápido, que llevo unos días apartado del mundanal ruido, jeje
      Un besito prima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *