Las 4000 islas del Mekhong

Si Phan Don

Corta, demasiado corta fue mi estancia en Si Phan Don (literalmente 4000 islas) llamado así por las numerosas islas que se amontonan en esta parte del Mekhong, la última perteneciente a Laos. Tan solo un par de semanas antes estaba deseando salir del país y ahora, a pesar de alguna mala experiencia en la primera isla en la que nos alojamos, me daba pena no poder quedarme allí más tiempo disfrutando del relax.

Belén y yo llegamos a Don Khong haciendo autostop montados en una camioneta con varios laosianos y un monje. Nos tocó andar unos kilómetros en los que nadie nos cogió y dar algunas vueltas hasta que nos alojamos en una casa de huéspedes a orillas del Mekhong llamada Phonesavanh GuestHouse.

Lo cierto es que nos habíamos confundido de isla sweat_smile Queríamos ir a Don Det o a Don Khon, donde había más para socializar (Don Khong no tenía mucha vida de mochileros). Así que lo único que hicimos allí fue dar algún paseo, comer a orillas del río y dormir. Al día siguiente cogimos una barca hacia Don Det, aunque tuvimos que pelear previamente con el tontolaba que controlaba las barcas.

Una vez en Don Det nos alojamos en una guesthouse que encontramos por 30000 kip (algo más de 3€) para los dos, socializamos un poco con los mochileros que se juntaban allí y nos dispusimos a pasar unos días relajadamente (un par de días en mi caso). Hicimos también una visita nocturna a Don Khon, pues había allí un festival local montado. Durante el día se pueden visitar algunas atracciones turísticas o ir a alguna de sus playas, pero simplemente por cruzar el puente desde Don Det hay que pagar 25000 kips (unos 3€) así que yo pasé olímpicamente y me limité a disfrutar de la espléndida comida que hacían en MamaPap Guesthouse (sí, son muy originales con los nombres joy ) a 5 minutos de nuestro alojamiento.

Allí nos separamos Belén y yo, aunque nos volveríamos a encontrar al cabo de un tiempo en Camboya. Por la mañana cogí una barca de vuelta a tierra, cambié kips por dólares y empecé a caminar a las afueras del pueblo portuario para hacer autostop hasta la frontera. Al final me dio pena salir de Laos, me habría gustado recorrer la zona fronteriza con Vietnam, el Ho Chi Minh Trail, uno de los frentes más activos durante la guerra. ¡En otra ocasión será!

 

P.S.: Mucha gente me pregunta si merece la pena hacer un viaje sólo para ir a Si Phan Don. En mi opinión, no, no merece la pena. Si estáis de paso u os desviáis poco, entonces sí, pero comerse cientos de kilómetros para visitar sólo Si Phan Don, no creo que merezca la pena.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *