¿Qué ver en Camboya?

Niño montando búfalo de agua en Koh Rong

Más allá del Retrato de Camboya que estoy escribiendo prometí hacer una entrada para todos aquellos que quieren venir de turisteo a Camboya. Se ha hecho esperar, pero por fin está listo y no ha sido sencillo: más de dos semanas de trabajo a tiempo completo me ha costado; así que espero que merezca la pena. Si hay algo que podéis tener claro de mis opiniones sobre sitios turísticos es que no os voy a decir que algo es precioso cuando me parezca una puta mierda. Me revientan esas webs que tienden a decirte lo impresionante y maravilloso que es una turistada simplemente porque todo el mundo lo dice. Cuando alguien habla exageradamente de lo increíble que es algo tendemos a asentir como idiotas y confirmar lo dicho. Así, aunque nos parezca que no es para tanto, ensalzaremos dichas virtudes hasta el punto de convencernos a nosotros mismos de que efectivamente aquello que en su momento nos pareció una tontada es en realidad una maravilla que debemos recomendar a todo el mundo.

Y siguiendo esta línea de reflexiones repito lo que ya dije una vez acerca del turismo: no vivimos nuestras propias experiencias, sino la copia comercializada de la experiencia de otras personas.

 

Aviso a navegantes: No, no es una entrada corta, es una guía turística sobre Camboya matizada y adornada con mis Navarradas, es decir, con mis propias impresiones y experiencias. El objetivo no es sólo que la leáis para saber lo que he estado haciendo por aquí (tal vez en diferentes días), sino que además la mantengáis como referencia y compartáis con contactos y en redes sociales. Así que con vuestro permiso voy a explayarme con ganas grin

Para facilitar su lectura os dejo un resumen/índice interactivo. Podéis pinchar en los enlaces para ir a donde os interese y al final de cada apartado tenéis otro enlace para volver al índice:

¿Qué ver en Camboya?

 

6 sitios imprescindibles para visitar en Camboya

 

ANGKOR

No podía ser de otra manera. Sin duda cuando hablamos de turismo en Camboya lo primero que nos viene a la cabeza es el complejo de Angkor, junto a la ciudad de Siem Reap, y su templo más famoso, Angkor Wat (o Nokor Wat). Se trata de una enorme área plagada de templos de la época del Imperio Khmer (o Imperio Jemer) construidos entre los siglos IX y XV. El complejo en su conjunto es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es, por supuesto, una visita imprescindible en Camboya.

No obstante he de decir que no me impresionó. Sí, es un complejo impresionante que ha perdurado a lo largo de los siglos y cuyos templos son realmente interesantes, pero… no me impresionó. Durante mi viaje he descubierto muchas cosas sobre mí mismo y una de ellas es que no soy nada fácil de impresionar (curiosamente me lo han dicho varias personas ya). No obstante, ¿qué pudo hacerme sentir tan poco impresionado por semejante maravilla? Tengo reconocidas 3 razones, de mayor a menor importancia:

  1. Es masivamente turístico. Visité los templos en marzo, plena época turística, pero por lo que tengo entendido en temporada baja tampoco es mucho mejor. Estos templos reciben alrededor de 1 millón de visitantes al año y no hay ningún tipo de control, excepto el de asegurarse de que todos los turistas pagan, con lo que los templos están siempre atestados, como un centro comercial en rebajas. A nadie le importa si el roce de cientos de miles de personas degrada ruinas de incalculable valor, lo importante es hacer pasta. Quien lleva a cabo su explotación es la empresa Sokimex al que el Gobierno de Camboya ya ha vendido otras posesiones como la colina de Bokor en Kampot (y estando yo en Koh Rong por ahí andaban ellos probablemente colaborado estrechamente con Royal Group, empresa propiedad de Kith Meng, presidente de la Cámara de Comercio de Camboya – ¡oh casualidad! – y a la que el Gobierno Camboyano ha vendido la isla para destruirla con resorts, campos de golf, carreteras y hasta un aeropuerto). Seguramente nadie recibe sobornos aquí.
  2. Las fotos que puedes encontrar en Internet son mejores que la realidad. Y éste es un error común. Solemos regalarnos la vista con todas esas fotos que circulan por Internet de sitios maravillosos y cuando llegamos al lugar ni la luz ni los colores ni el ambiente son iguales que la imagen que nos hemos construido en la cabeza, lo que resulta decepcionante. Como cuando quedas con alguien por Internet que en su perfil tiene fotos muy bien tomadas joy
  3. Antes de ir a Angkor yo había visitado ya varios templos antiguos como Prasat Preah Vihear o el complejo de Koh Ker. De alguna manera ya me había maravillado antes y aunque los templos de Angkor son más impresionantes, no eran ya una novedad. Como el que ve mucho porno antes de tener sexo joy (estoy que me salgo con las comparaciones joy )

¿Significa eso que no tengo un buen recuerdo de Angkor? Bueno, no exactamente. Simplemente no es el recuerdo que pueda tener la mayoría de la gente, pero desde luego no me arrepiento de haberlo visitado y, de hecho, por eso lo recomiendo aquí.

Mis consejos para visitar el complejo de Angkor:

  • No tengáis prisa. Id con calma, disfrutad de los pequeños rincones del complejo, de los caminos y bosques que no llevan a ninguna parte y de ir tranquilamente visitando los templos, incluso del enorme Angkor Wat (el mayor monumento religioso del mundo).
  • Hay tickets (la web no tiene actualizado lo de los días consecutivos) [en inglés] de 1 día por 20$, de 3 días (no necesariamente consecutivos en un periodo de 7 días) por 40$ o de 7 días (no necesariamente consecutivos en un periodo de 1 mes) por 60$. En mi opinión, a menos que seas un forofo de estas cosas, 1 día es suficiente. En un día es posible ver perfectamente y sin hartarse las 3 atracciones principales (Angkor Wat, Angkor Thom [donde está el templo de las caras] y Ta Prohm [el templo de Tomb Raider]) y algunos más por el camino, lo que sería el circuito pequeño.
    Si necesitáis un segundo día podéis pagar un nuevo ticket de 1 día. El tercer día es completamente innecesario en mi opinión (yo cogí 3 y el tercero prácticamente no hice nada), a menos que queráis ir a ver los templos más lejanos (cuidado que algunos de ellos necesitan entrada aparte con lo que el ticket no vale). Sinceramente creo que con un día vais a tener suficientes templos y si le dedicáis más vais a terminar hasta las narices. Lo podéis interpretar románticamente como el síndrome de Stendhal, pero la realidad es que cuando uno ve mucho de lo mismo, por muy increíble que sea, termina hasta los huevos de ver arte.
  • Visitad Ta Prohm y Bayon (el templo principal de Angkor Thom, el de las caras) antes de las 8-9 de la mañana (cuando empiezan a llegar más turistas) y Angkor Wat (Nokor Wat) entre las 12:00 y las 13:00 (la hora de comer). Como veis en un día tenéis mucho tiempo libre para rellenar con otros templos más pequeños (el complejo abre a las 5:00 AM y lo normal es que entréis allí sobre esa hora para ver el amanecer, alrededor de las 6:00 AM).
  • Si vais sin dinero, alquilad una bici, pero no subestiméis el tamaño del complejo. Es realmente grande así que por muy bohemio que quede ir con la bici por Angkor vuestro culo va a terminar bien jodido (me guardaré la comparativa stuck_out_tongue ); y si alquiláis bicis de 1$ no podéis esperar gran cosa…
    El precio mínimo del tuk-tuk establecido por la mafia tuktukera es de 15$ (os intentarán clavar más, pero podéis bajar hasta aquí). Esta misma mafia no permite el alquiler de motos en Siem Reap con lo que olvidaros de esta posibilidad a menos que la consigáis a las afueras o vengáis con ella. No obstante, si vais varios probablemente os sea más cómodo el tuk-tuk. Recordad que es VUESTRO tuk-tuk, así que no le dejéis que él decida cómo de rápido vais; y si queréis ir a visitar algo, id. El alquiler es para todo el día, que no os la juegue. No le paguéis hasta el final y acordad con él los sitios a visitar, especialmente si es algo lejano, porque si os salís de los circuitos normales (o si le hacéis dar muchas vueltas hacia un lado y hacia el otro) probablemente tendréis que pagar un extra (recordad que tienen que pagar la gasolina).
  • Si se os da bien regatear, podéis comer allí. Sabiendo el precio que tienen las cosas comeréis como en la ciudad. Si no, llevad vuestra propia comida desde Siem Reap, será bastante más barato. ¡Y agua! Aunque sabiendo regatear esto no es un problema en absoluto (Pista: la botella de agua grande de 1,5L vale 2000 riels, 0,5$).
  • Como me dijo Anya cuando le comenté que Angkor no me había impresionado: si conviertes el simple turismo en aventura, te sentirás impresionado. No hagáis lo que hace todo el mundo, buscad vuestra propia experiencia. Y es lo que hice el tercer día. Había pensado en ir a hacer la turistada de ver el amanecer desde el templo de Angkor Wat, pero sería una lamentable experiencia ir a donde decenas de personas se agolpan cada día para coger la misma foto que se repite indefinidamente por todos lados. Chipirón, todos los días sale el sol. Así pues en vez de ir con la masa hacia Angkor Wat me dirigí a la luz de la luna hacia Ta Prohm. El día anterior fui a visitarlo pero había tanto turista que realmente no pude disfrutar de este magnífico templo. Ya solo el paseo por el complejo de noche sin turistas alrededor era una maravilla (ya había experimentado esta sensación el primer día cuando llegué antes del amanecer y me dirigí hacia zonas poco turísticas alrededor de Angkor Thom), pero disfrutar del amanecer en el templo fue sobrecogedor. Desde luego que no se ve el sol salir como en Angkor Wat, pero imaginaros solos en este antiguo templo, en la mística y grisácea luz de los momentos previos al amanecer, rodeados de muros que otrora se alzaron poderosos y sucumben hoy ante la fuerza demoledora de la naturaleza. Lo que vemos a nuestro alrededor es un instante congelado de una lucha que lleva siglos desarrollándose. La naturaleza reclama así este espacio como suyo y se lo arrebata de nuevo al hombre, que lo dejó abandonado. Ese momento en el que uno se encuentra rodeado de esa fuerza, en el que uno puede observar esa lenta y antigua batalla, es simplemente excepcional, espiritual, renovador. Por desgracia ni la cámara de mi móvil ni la GoPro son suficientemente buenas para captar esa luz, pero aquí tenéis algunas fotillos del “un poco después”:

Finalmente os dejo un mapa de la zona con los templos de Angkor y los 2 principales circuitos (lo encontraréis en guesthouses y agencias de viajes, hecho por CanBy Publications), así como mi circuito recomendado:

Y cómo no, fotos a punta pala:

 

Volver al Índice


CHOEUNG EK (Los Campos de la Muerte)

Choeung Ek (conocidos por su nombre en inglés, Killing Fields), fue uno de los principales campos de exterminio durante el Genocidio de los Jemeres Rojos (Khmer Rouge) y probablemente lo único que realmente merece la pena visitar en Phnom Penh, la capital de Camboya. Ya, ya sé que a nadie le gustan las cosas tristes en vacaciones, pero amigo mío, es algo que hay que hacer. Para que no se olvide, para recordar lo que ocurrió aquí con el beneplácito internacional, para poder entender a los camboyanos; por respeto a ellos es tu obligación conocer su historia y el Genocidio de los Jemeres Rojos durante el régimen de Pol Pot, es parte inevitable de ella. Los Killing Fields son un campo de concentración que mantenían los Jemeres Rojos a las afueras de Phnom Penh (ciudad que, como todas las demás, fue completamente vaciada y su población enviada a los campos de arroz a trabajar, sin apenas sustento para sobrevivir, con el objetivo vender el arroz a China y Tailandia a cambio de armas). Posiblemente hayáis estado antes en algún campo de concentración nazi, realmente sobrecogedores, pero lo que veréis aquí es incluso más impactante: caminaréis literalmente sobre huesos y ropas de personas que fueron masivamente asesinadas aquí, podréis ver de cerca los miles de cráneos de muchos de ellos con las marcas que les dieron muerte, contemplaréis horrorizados el árbol donde cientos de niños y bebés fueron simplemente estampados hasta la muerte. Id preparados para sentir un aborrecimiento tremendo por lo que el ser humano es capaz de hacer, pero id.


La entrada cuesta 3$ pero os dirán directamente 6$ porque con eso os dan la audio-guía, completamente recomendable dado que te cuentan parte de la historia del Genocidio. Si queréis saber más os recomiendo el documental Año Cero: La silenciosa muerte de Camboya de John Pilger (la encontraréis en inglés como Year Zero: the silent death of Cambodia) y la película Los Gritos del Silencio de Roland Joffé. Y googlead smirk

Si cogéis un tuk-tuk podéis regatear hasta 7-10$ probablemente (está bastante alejado de la ciudad) o si cogéis una moto probablemente unos 5-7$. No paguéis nada hasta que hayáis vuelto, no sea que os la líen y se larguen antes de que salgáis. Yo alquilé una moto (4$+2$ de gasolina) y así visité todo lo que quería visitar en un mismo día. Si conducís, cuidado con la pasma, aquí lo único que quieren es pasta y te intentarán parar con cualquier excusa, esquivadlos. No paguéis sobornos, que os lleven a comisaría si quieren, aunque nuestros preciosos carnés internacionales no valen aquí, así que técnicamente vamos indocumentados. Si os mantenéis firmes o decís que no lleváis dinero irán bajando la mordida hasta 1$ o así e incluso puede que os dejen ir; haced como que no tenéis prisa.

 

Volver al Índice


KAMPOT y KEP

Al sur de Camboya, haciendo frontera con Vietnam, se encuentran las provincias de Kampot y Kep muy recomendables para relajarse y dedicarse al turismo tranquilo. Os recomiendo quedaros por esta zona un par de días para hacer un stop en lo que seguro es una apretada agenda de viaje sin respiro smirk

La ciudad de Kampot en sí no tiene mucho (bueno, no tiene nada), pero es barata y muy relajada, lo que la hace una base de operaciones perfecta para viajar por la zona. Aquí es posible alquilar una moto por unos días e ir a visitar todo lo que hay en los alrededores, lo cual incluye Kep, una pequeña región creada hace 7 años (previamente era parte de Kampot) con la idea de que algunos politicuchos pudieran sacar más pasta haciendo menos, dado que es una región turística y da mucho dinero. La ciudad de Kep fue, en la época colonial, un resort francés.

Toda esta zona fue uno de los últimos reductos de los Jemeres Rojos que estuvieron aquí hasta 1994.

¿Qué ver y qué hacer en Kampot y Kep?

Como primera recomendación, buscad en vuestra casa de huéspedes o en las agencias de viajes la revista “Coastal”, da una idea bastante buena de lo que hacer.

  • Parque Nacional de Kep. Un lugar estupendo para hacer un poco de senderismo y disfrutar de la naturaleza. Los caminos están muy bien señalados y mantenidos gracias a Squirrel Association.
  • Granjas de Pimienta de Kampot. La Pimienta de Kampot es considerada una de las mejores del mundo y, de hecho, tiene denominación de origen. El olor y el sabor son espectaculares, y os lo dice alguien que no es muy dado al picante, nada que ver con la pimienta que solemos tomar. NO os recomiendo ir a empresas distribuidoras como FarmLink o Starling pues sólo se dedican a la compra y venta de pimienta, no son productoras y no tienen granjas. En las granjas recibiréis de primera mano información de cómo se produce y procesa la pimienta y vuestro dinero irá directo a los productores (si compráis algo). Yo mismo trabajé voluntariamente como guía turístico en Sothy’s Pepper Farm y desde luego os recomiendo hacer la visita, completamente gratuita (aunque no querréis iros sin comprar algo de pimienta, jejeje). AVISO: no compréis “Pimienta de Kampot” en los mercados locales, no es real. Normalmente es pimienta vietnamita o de otras regiones de Camboya que usan todo tipo de químicos para hacerla crecer más rápido, o que no secan completamente o que incluso mezclan con otras cosas que no son pimienta. El olor y el sabor son desde luego diferentes y se os irá enseguida. La Pimienta de Kampot original no tiene ningún tipo de químico, es orgánica. En cuanto pueda escribiré un artículo dedicado exclusivamente a la pimienta wink
  • Campos de Sal. Repartidos por toda la zona costera se encuentran varias llanuras donde uno puede observar a la gente trabajando en la recolección manual de la sal que se forma en la superficie de los campos cuando se seca el agua marina. Si hace mucho calor no veréis a nadie, así que intentad elegir bien el día porque si no será un poco aburrido (y os derretiréis).
  • Comer cangrejo con pimienta verde (no siempre Pimienta de Kampot). Unos 7$ el plato tanto en el Mercado del Cangrejo como en las casas de huéspedes y restaurantes de Kep. Buenísimo.
  • Relajarse en Koh Tonsáy (Rabbit Island). Cuando yo fui la playa principal estaba limpia y muy tranquila aunque las demás estaban bastante sucias. Es posible también dar un paseo por los senderos de la isla o alrededor de ésta. Sólo hay electricidad de 18:00 a 22:00.
  • Disfrutar de la playa de Kep. Aunque es artificial, con arena traída de Sihanoukville, y los comercios de alrededor son caros. En general lo son todos los restaurantes y casas de huéspedes de la ciudad.
  • Comer perro. Sep, yo como de todo y el perro no iba a ser una excepción (de hecho ya van varias veces). Aunque Kep no es famoso por ello, lo añado igualmente como una atracción en absoluto turística, así podréis tener una experiencia diferente. Takeo o Preah Vihear son regiones donde es más común comer perro, pero pocos viajeros van por la zona. En Vietnam lo encontraréis en el menú de muchos restaurantes, pero eso supone cambiar de país. Os dejo un mapa con un restaurante totalmente local donde lo único que sirven es perro. Cuesta 5000 riel (1,25$) y va acompañado de salsa, vegetales y arroz.

 

¿Qué no es necesario ver y hacer en Kampot y Kep?

  • Playa de Angkul. Bueno, pues las vistas son bonitas y tal, pero el agua está llena de algas y basura. No obstante el camino entre la ciudad de Kep y la playa es bonito, pero no es fácil de encontrar.
  • Cuevas y lagos. Hay varios por los alrededores. Yo no he visitado ninguna cueva porque ya visité bastantes en Laos, así que iba a ser más de lo mismo. El Secret Lake (lago secreto) es eso, un simple lago, ni os molestéis.
  • ¿Bokor Mountain? Y lo pongo entre interrogaciones y al final. Se trata de una colina parte del Parque Nacional Preah Monivon. En su cumbre se conservan los restos abandonados de lo que fue un resort de la época colonia francesa incluyendo una iglesia y un casino. El Gobierno Camboyano vendió dicha colina a Sokimex (sí, dentro del Parque Nacional) que la va a convertir en un despropósito turístico. De hecho, el proyecto de destrucción ya está empezado, razón por la cual varias personas me recomendaron no perder el tiempo allí, así que no lo hice. Lo más lamentable es la descripción del proyecto que la propia empresa anuncia en su página web y que os traduzco aquí.

 

Volver al Índice


KOH KER

Koh Ker [en inglés], pronunciado Koj Ke (con la “j” suavizada), es otro gran conjunto de templos situado 120km al nordeste de Siem Reap, en la provincia de Preah Vihear. A mí personalmente me encantó este conjunto remoto que prácticamente nadie visita. Tan solo unos pocos templos están abiertos al público, pero ocultos en la jungla se encuentran docenas de ellos. De los visitables muchos de ellos son poco más que pequeñas construcciones cuyo centro es un lingam, una representación simbólica del dios Hindú Shivá (recordemos que el Imperio Khmer era Hindú); pero hay algunos preciosos, como Prasat Thom, el templo más grande y singular. Uno podía sentirse como Indiana Jones entre las ruinas que dan acceso a semejante maravilla completamente escondida a los ojos de los visitantes hasta atravesarlas por completo.

El complejo de Koh Ker está aún sin desminar por completo (¡Ni se os ocurra saliros de los caminos principales!) y ha sido objeto de expolio durante años. La segunda vez que estuve en Tailandia (tuve que salir para cambiar mi visado de turista en Camboya a visado de negocios) pasé un par de días con un antiguo traficante que me hizo de guía y me acogió en su casa con su familia y amigos. Este personaje tenía por allí desperdigados algunos objetos robados que pudo conservar después de que le pillaran y dejara el negocio. Probablemente venían de Koh Ker o de Prasat Preah Vihear.

El pueblo más cercano (y desde el cual se entra al complejo) es Srayang (lo he visto nombrado como Xam Coong Thmay, es incorrecto) y hay al menos un par de casas de huéspedes, así que si os acercáis por aquí siempre podéis quedaros a dormir allí. No obstante lo normal es hacer una visita de ida y vuelta desde Siem Reap o visitarlo de paso a/desde Prasat Preah Vihear. La entrada supuestamente es de 10$ pero yo no vi a nadie cobrando en ningún momento. Al igual que en Angkor, es posible regatear y comer allí, aunque sólo hay puestos en la entrada de Prasat Thom y alrededores, los demás monumentos no tienen negocio.

Os dejo un mapa con los templos que se pueden visitar (tengo el oficial pero el de CanBy Publications queda mejor smile aunque lo que ellos llaman Prasat Andong Kuk es en realidad Prasat Sralao) y marco los que más me gustaron:

Y cómo no, más fotillos:

 

Volver al Índice


La CUEVA de los MURCIÉLAGOS

Cerca de la ciudad de Battambang (necesitaréis bici, tuk-tuk o moto para llegar desde allí) se encuentra el templo de Phnom Sampeau (Phnom significa Colina, y efectivamente está en lo alto). Ni el templo ni la mayoría de las cuevas de alrededor merecen la pena. Pero si tras los Killing Fields queréis deprimiros más podéis visitar La Cueva de la Muerte (Killing Cave), donde los Jemeres Rojos aporrearon hasta la muerte a cientos de miles de personas. Yo no la visité, pues pedían entrada (3$ creo) y no necesitaba ver más del horror causado por el régimen de Pol Pot.

Sin embargo pude maravillarme con La Cueva de los Murciélagos (creo que para entrar a la zona que está justo debajo hay que pagar entrada, pero a mí no me la pidieron; si no, podéis verlo desde fuera): una cueva que aloja a millones de murciélagos y que son un verdadero espectáculo de la Naturaleza cuando salen en masa al atardecer (alrededor de las 17:30) formando una inmensa columna horizontal que se pierde en la lejanía. El fenómeno dura en total unos 30 minutos durante los cuales no dejan de salir miles de murciélagos. Cuando alguien da una palmada fuerte o provoca algún sonido estridente los murciélagos reaccionan y se separan de la vertical sobre la fuente de sonido para volver a juntarse de nuevo. Por cierto, cuidado al cruzar al otro lado, ¡los murciélagos cagan!

Os dejo fotos y un vídeo:

 

Volver al Índice


MONDULKIRI y RATANAKIRI

Antes de visitar estas dos provincias del nordeste de Camboya, en la frontera con Vietnam, mi parte preferida era Kep. Pero esta región repleta de verdes colinas, ríos, jungla, vida salvaje y minorías étnicas (la mayoría de los camboyanos son Khmer) me ha terminado por enamorar. La zona resulta de especial atractivo para perderse y hacer buenos trekkings, aunque hay que ir acompañado pues sigue repleta de minas y municiones no explotadas (UXO).

Por desgracia ambas provincias están siendo destruidas por su propio Gobierno (Hun Sen, el primer ministro camboyano, y sus secuaces), como todo a lo que tienen acceso los sistemas corruptos camboyanos, y los bosques están siendo reemplazados masivamente por plantaciones de caucho (lo mismo ocurre en Kratie y Stung Treng). En principio el gobierno no puede conceder estas tierras a empresas privadas sin el permiso de sus habitantes, pero lo hace de igual modo; completamente ilegal. El hecho de que sus habitantes sean minorías étnicas, que no hablan Khmer y que, por tanto, no tienen una gran comunidad detrás que les apoya hace que Mondulkiri y especialmente Ratanakiri estén sufriendo la devastación de sus tierras y sus bosques de los cuales dependen las poblaciones indígenas. Las concesiones se hacen a través de empresas subsidiarias de esencialmente 2 compañías vietnamitas: Hoang Anh Gia Lai (HAGL) y Vietnam Rubber Group (VRG). Yo he sido testigo de primera mano del talado ilegal que se hace en estas provincias y he sufrido las interminables plantaciones de caucho. Y ni siquiera son locales los que se encargan de este trabajo, sino camboyanos traídos desde otras provincias o vietnamitas.

En mi viaje por Mondulkiri y Ratanakiri coincidí con dos interesantes personas:

  • Un guardabosques me cogió en la carretera que atravesaba los bosques del norte de Mondulkiri. Me contaba que cada vez podían hacer menos su trabajo porque cada vez había menos bosque (y nunca suficientes guardabosques). Por un lado los locales cortaban la madera para venderla, en muchas ocasiones no porque no tuvieran qué comer, sino para comprarse una tele nueva o una moto. Y por otro el Gobierno concedía ilegalmente extensiones tremendas de bosque a empresas privadas que plantaban caucho pero tras 2 ó 3 años lo abandonaban porque la tierra no era buena para ello. Las poblaciones de animales en el bosque son cada vez más escasas y, de hecho, los tigres no existen ya en Camboya debido a la caza ilegal y a la destrucción de su hábitat. Junto con WWF estaban trabajando en un programa de reinserción para 2020. En cuanto a las poblaciones de elefantes, todavía quedaban algunos salvajes, pero la mayoría estaban en cautividad en “reservas” donde se los utiliza como atracciones turísticas.
  • Un chaval que trabajaba recogiendo las letras de los créditos que su banco había concedido a los granjeros indígenas me llevó unos cuantos kilómetros en su moto por el este de Ratanakiri. Decía que era una pena porque la mayoría de ellos no podían leer Khmer así que no entendían lo que estaban firmando cuando les daban el crédito. Normalmente utilizan el dinero para comprar tierras y cultivarlas, pero se da mucho en Camboya eso de copiar al vecino aunque no tengas ni idea de por qué le funciona, así que muchos de ellos ni siquiera saben cómo hacer dinero con sus tierras y el banco termina por embargárselas. Además, cuando los Khmer llegan a las zonas de indígenas (tal vez para trabajar en las plantaciones de caucho) ellos finalmente tienen que moverse a otra parte porque al no hablar el idioma no pueden hacer negocio. Por eso las tribus siempre viven en grupo.

Tenéis algo más de información [en inglés] sobre este despropósito en esta página y algunas noticias aquí. Jugando con las imágenes por satélite he conseguido crear esta imagen (localizada entre Andoung Meas y Ta Veng que muestra unos 350 km2) con material de TerraServer. Es sólo una pequeña parte de lo que está pasando pero creo que es bastante ilustrativa y triste. Fijaros en todo el bosque que se ha destruido en tan solo año y medio (y lo que ya se había destruido):

Mondulkiri

El 80% de la población de esta provincia es Pnong (o Bunong), indígenas de la zona que no profesan religión sino que son animistas. Su capital Sean Monorom es más pueblo que ciudad, está completamente integrada con el entorno y me recordó a los bellos paisajes del norte y noroeste de España y me produjo el peligroso sentimiento (para un viajero) de querer asentarme en un lugar así. Allí conocí a Andy, un camboyano de Siem Reap que tenía una academia de inglés. Enseguida surgió la química y me quedé allí varios días dando clases de inglés a los chavales (que apenas habían visto nunca un barang) a cambio de alojamiento, comida y una guía turística por los alrededores.

Como visitas imprescindibles:

  • La cascada de Bou Sra (de 2 niveles) a la que los locales y turistas nacionales se acercan de picnic. Está a 30km de Sean Monorom y hay que pagar 5000 riels (1,25$) para entrar.

    De camino a ella, o a la vuelta, podéis pasaros por una poza sólo conocida por locales a la que se puede saltar desde un árbol (al menos en temporada de lluvias, tiene unos 3 metros de profundidad en esa parte). La he subido a OpenStreetMap para que podáis encontrarla la próxima vez que se actualice el mapa en Maps with Me. Le he puesto el nombre de “Bou Sra pool”.

  • El Sea Forest (no literal pero una traducción decente podría ser Mar de bosques) que es un mirador en una colina al norte de Sean Monorom desde el que se puede ver el magnífico espectáculo de las hectáreas y hectáreas de bosque que se extienden hacia el norte, hacia Ratanakiri. Recomendado justo antes del atardecer.

    De camino a este mirador podéis pasaros por otro, el Hill Top, desde el que se puede ver toda la ciudad.

  • Para ver a los Bunong (Pnong) podéis pasaros por el mercado de verduras que improvisan cada mañana en la pista de aterrizaje abandonada. Los veréis de todas formas todas las mañanas caminando por la cuneta con sus cestos a la espalda.

Hay alguna otra cascada más alrededor de la ciudad pero no considero que merezcan la pena. Lo mejor es relajar en la región.

Ratanakiri

En esta provincia se mezclan todo tipo de minorías étnicas, incluidos laosianos (normalmente camboyanos que huyeron durante la guerra civil y ahora vuelven) y chinos. A las minorías étnicas indígenas se las llama Khmer Leu o Chunchiet: Jaroi, Tampuan, Kachok, Kaveth, Kreung, Preuw…

En esta provincia llevé a cabo mi cuarta locura en Camboya: de los creadores de Andemos 7 horas con la mochila a cuestas para llegar a Phnom Penh, Subamos [con la mochila] los 8km de colina de Prasat Preah Vihear y Atravesemos [con la mochila] los Montes Cardamomos entre Battambang y Koh Kong llega Recorramos [con la mochila] la zona sin carretera ni sombra entre Andoung Meas y Ta Veng y la jungla espesa entre Ta Veng y Veun Sai.

Mi idea era hacer conexión donde no la mostraban los mapas y visitar tribus indígenas. Lo cierto es que lo conseguí (de hecho, he subido actualizaciones a OpenStreeMap así que podréis verlas en la próxima actualización de mapas de Maps with Me), pero 2 briconsejos:

  • Ni se os ocurra ir andando o haciendo autostop entre Andoung Meas y Ta Veng. A partir de la aldea de Ta Lav son todo interminables plantaciones de caucho que ni siquiera han crecido lo suficiente para dar sombra y no pasa ningún coche, tan solo motos de trabajadores en recorridos cortos que suelen llevar al menos 2 personas, así que no te pueden coger. Podéis hacer el recorrido en moto o en coche pero en las entradas a la plantación hay barreras donde os podrían parar, a menos que paséis a toda leche pues la barrera suele estar levantada o que utilicéis otra entrada diferente de la principal (hay un montón).
  • A partir de Ta Veng y hasta una zona cercana al pueblo de Phak Nam sólo pasan motos con 2 personas así que no hay manera de hacer autostop. A varios kilómetros de la comuna de Ta Veng Krom empieza selva espesa donde perderse es algo seguro y los caminos son en muchas ocasiones completamente invisibles. La zona está aún sin limpiar de UXO (municiones no explotadas). Aquí viven familias dispersas de Preuw, una etnia indígena, y gracias a los cuales pude sobrevivir y alcanzar de nuevo la civilización. Consejo: no intentéis ir de Ta Veng a Veun Sai. Si lo hacéis, grabad vuestro camino con un rastreador GPS como hacía yo, así siempre podréis volver.

Con esto dicho, lo recomendable en Ratanakiri:

  • Las minas de circón de Borkeo (también escrito como Bokheo o Bokeo). De estas minas come el asentamiento situado un poco más al noroeste de lo que es la propia ciudad de Borkeo. Entre las plantaciones de caucho se abren docenas de túneles verticales de unos 80 cm de diámetro y 15-20 metros de profundidad en una tierra roja arenosa a los que los mineros bajan sin cuerdas ni casco apoyando manos y pies en unos agujeros previamente horadados en los laterales del túnel. Normalmente trabajando en grupos de 3: uno en el túnel cogiendo cubos de arena del fondo (excavando horizontalmente), otro en la boca del agujero sacando los cubos con la polea y otro inspeccionando la arena en busca de las pequeñas piedras de circón (y amatista) que se venden a bajo precio. Los niños también trabajan.
    Por supuesto ninguna compañía tiene contratados a los mineros en dichas condiciones: es más barato que trabajen como “autónomos” y luego comprarles los minerales que darles unas condiciones de trabajo dignas.
    El circón (o zircón) se puede utilizar para joyería (cambia de color con el calor) o para extraer el circonio (o zirconio), usado esencialmente en el recubrimiento de los reactores de centrales nucleares por su baja absorción de neutrones, en reactores de aviones y en aleaciones con acero o níquel pues es resistente a los abrasivos.
    He subido el camino y la posición a OpenStreetMap.
  • Cementerio Jaroi de Dal. No tan fácil de encontrar como me esperaba, pero pude llegar gracias a la ayuda de unos cristianos camboyanos que me acogieron en su casa en Andoung Meas y me acompañaron allí, donde había montada una iglesia protestante. Las tribus indígenas como los Jaroi entierran a sus muertos en la selva y colocan sobre su cabeza una escultura en un tronco de madera que representa lo que eran en vida: granjero, policía, cazador…
    He documentado la posición en OpenStreetMap.
  • Cementerio Kachok de Kaoh Peak (también escrito como Kaoh Peah, Koh Peak, Koh Peah). En mi periplo entre Ta Veng y Veun Sai quería haber visitado este cementerio (la entrada cuesta 5000 riels, 1,25$). Sabía que andaba por algún lado pero no estaba indicado en ningún mapa o web así que pensé que llegando a Kachon (un pueblo intermedio) o Veun Sai podría averiguarlo. Y efectivamente lo encontré cuando llegué a Veun Sai, ¡pero me lo había pasado hacía muchos kilómetros cuando una moto me llevaba a través del pueblo de Phak Nam! Estaba realmente cansado tras la jornada por la jungla y el día anterior por las plantaciones de caucho así que decidí no volver, pero al menos os lo he dejado bien documentado en OpenStreetMap para los que visitéis la zona.
  • Catarata de Ka Teang (o Katieng). Hay varias cataratas en los alrededores de Banlung, la capital de Ratanakiri, pero yo visité sólo ésta después de investigar un poco sobre ellas. La verdad es que era bonita y se podía pasar por detrás de ella quedando uno entre la roca y el agua. ¡Cuidado que la superficie es resbaladiza!

Lo que NO merece la pena:

  • Boeung Yeak Laom (Lago Yeak Laom). Se trata de un lago formado por el cráter de un antiguo volcán en las cercanías de Banlung, capital de Ratanakiri. Las vistas desde el aire son impresionantes, pero desde dentro, aunque es bonito, no deja de ser un lago y lo que no merece en absoluto la pena es el precio de la entrada, 6000 riels (1,5$); al menos no para visitarlo y largarse, es para pasar el día. No obstante os subo a OpenStreetMap un camino que encontré al salir del lago y que si no llamáis mucho la atención podéis usar para entrar sin pagar. Si entráis podéis quedaros de picnic todo el día o toda la tarde, daros un baño y dar una vuelta al lago.
  • Pueblo Chino en Veun Sai. En la orilla norte del Tonlé San (Río San) en Veun Sai hay una comunidad china y laosiana. Por alguna razón que no me explico (tal vez porque aparece en la Lonely Planet) esta comunidad es considerada como visita turística indispensable. Francamente no creo que merezcan la pena ni los 1000 riels (0,25$) que cuesta cada trayecto en barca al otro lado. A menos que queráis hacer algo más por la zona, claro.

Para los amantes de las tribus, una distribución muy a grosso modo de dónde están (por las zonas que he visitado) sería la siguiente:

  • Tampuan: al noreste de Borkeo. También el pueblo de Kachon en Veun Sai.
  • Kreung: entre Veun Sai y Banlung
  • Jaroi: alrededor de Andoung Meas y más al este.
  • Kachok: alrededor de Kaoh Peak.
  • Preuw: entre Ta Veng y Kaoh Peak, en la selva.
  • Kaveth: al norte de Veun Sai.

 

Volver al Índice



5 sitios opcionales para visitar en Camboya
(si tienes tiempo y estás de paso)

 

KOH RONG & otras ISLAS de SIHANOUKVILLE

Supongo que no todo serán visitas culturales, ¿no? Seguro que también hay tiempo para un poco de vida nocturna y playa, que los españoles sabemos de esto wink Koh Rong podría ser definida como la isla fiestera de Camboya, aunque lo cierto es que su zona de fiesta se reduce a las playas del sur de la isla: Koh Tuich y alrededores. Es la segunda isla más grande de Camboya y aquí encontraréis música de todo tipo hasta las 12 de la noche, barbacoas para cenar en varios locales de la playa, happy hours y vistas espectaculares desde el SkyBar (donde estuve 1 mes y medio trabajando por alojamiento y comida). Podéis encontrar alojamiento desde 3$ en dormitorio en temporada baja (y nada espectacular, desde luego) hasta 100$ en temporada alta (bastante sobrado). La temporada alta va más o menos desde septiembre-octubre hasta mayo. En general la isla es cara, así que tenedlo en cuenta.

Además os recomiendo las siguientes actividades:

  • Coger alguno de los paquetes que ofrecen por 8$-10$ para hacer snorkel (te llevan a sitios de corales pero el agua no es muy clara y tampoco es que sea algo del otro mundo), pescar, ver el atardecer, cenar barbacoa con lo que hayáis pescado y nadar con el plancton luminiscente por la noche.
  • Hacer la ruta que va a la Long Beach (Playa Larga) que tiene 8 km de playa. Actualmente está siendo destrozada por las máquinas constructoras de Royal Group, empresa propiedad de Kith Meng, presidente de la Cámara de Comercio de Camboya – ¡oh casualidad! – y a la que el Gobierno Camboyano ha vendido la isla para destruirla con resorts, carreteras, campos de golf y hasta un aeropuerto. Pero el camino hasta allí está muy bien (disfrutad un rato en la Roca del Viento) y al final de la playa podréis visitar una cascada en el pueblo de Sok San. El camino a la Long Beach lo podéis coger desde el SkyBar. Yo mismo he subido el recorrido a OpenStreetMap para que podáis seguirlo con el GPS en Maps with Me, que se nos pierde la mitad de la gente, jajaja. El camino estará visible probablemente en la siguiente actualización del mapa de Camboya en la aplicación.
  • Caminar hasta 4K Beach, una playa de 4 kilómetros de blanca arena muy tranquila para bañarse.
  • Ver el amanecer desde el SkyBar, aunque a esas horas está cerrado y no podréis comprar bebidas ni comida.

Encontraréis también otras actividades como las tirolinas del High Point (que gestionan unos rusos idos de la chota, con todo mi cariño stuck_out_tongue_winking_eye ), kayaks, buceo, etc. Y para los más fiesteros todos los lunes, miércoles y sábados hay fiesta en la Police Beach hasta el amanecer (lunes gratuito, pero miércoles y sábados cuesta 10$ en la entrada o 7.5$ si compráis el ticket en los bares o a los vendedores que van por la playa).

Si queréis algo más tranquilo podéis iros a las playas que hay en otras partes de la isla como la Coconut Beach o la Lonely Beach, pero tendréis que contratar una barca o caminar varias horas por jungla y playa. Tenéis otro sendero que he subido a OpenStreetMap y que pasa por la Coconut Beach y por el Resort Romdoul (éste último básicamente orientado a chinos y con actividades acuáticas). Necesitaréis manga larga para la jungla pero un buen sombrero, crema solar y agua para la zona de la nueva carretera que está construyendo Royal Group.

Para ir a Koh Rong (más concretamente a Koh Tuich) podéis coger alguno de los barcos rápidos (20$ por un ticket de ida y vuelta) que tardan 45 minutos (se cogen en el embarcadero de Serendipity Beach en Sihanoukville) o el barco lento (10$ ida y vuelta) que tarda 2-3 horas (se coge cerca del Puerto Autónomo de Sihanoukville). Había 2 compañías operando los barcos rápidos, TBC y SpeedFerry (estos últimos tienen barcos más grandes y estables), pero se ha sumado una más, Dragon Speed Boat, al mismo precio. Yo fui en junio y por casualidad pillé una promoción que hacía SpeedFerry ese mes y el barco me costó la mitad smile

Koh Rong Sanloem

La tercera isla más grande de Camboya es como su hermana mayor hace varios años. Mucho más tranquila, sin locales de fiesta. M’Pay Bay es la bahía que hay en frente de Koh Tuich y el barco de las 8:00AM es gratuito si te bajas allí. No obstante las playas más bonitas están en otras partes de la isla como la Saracen Beach (5$ por trayecto), paraíso turístico y caro de cojones (alrededor de los 60$ un bungalow en temporada baja). Desde allí se pueden hacer varias caminatas que llevan a otros sitios también muy bonitos, aunque yo no pude hacerlas.

Otras islas

Aunque no las he visitado, muchas de las islas de la provincia de Sihanoukville son un buen lugar para pasar unos días tranquilamente relajados: Koh Ta Kiev, donde hay una destilería de absenta; Koh Sdach, en sus aguas (más concretamente en Condor Reef) hay un antiguo barco hundido hace más de 500 años, probablemente podáis encontrar alguna empresa de submarinismo para bajar; Koh Tang, para los enamorados del buceo; o si sois asquerosamente ricos (¿una limosna para el viajero?) podéis ir a las islas Song Saa (frente a la costa nororiental de Koh Rong) donde una noche cuesta entre 900$ y 4000$ (si podéis gastar esto en una noche y de esta manera me gustaría conoceros y daros una buena hostia, seguro que algo habréis hecho para merecerla, dejadme que sea yo el que disfrute de la venganza).

A mí me gusta la playa, pero no soy un enamorado de ella, así que el ir de isla es isla, pues como que me cansa; pero si a vosotros os gusta, podéis haceros un recorrido majo por aquí.

 

Volver al Índice


PRASAT PREAH VIHEAR

Un templo en disputa. Prasat Preah Vihear es un templo hindú de la época del Imperio Khmer en una posición privilegiada: sobre el borde de un risco a 525m en los Montes Dangrek dominando todo el territorio que se extiende al sur. A día de hoy se encuentra en la frontera norte entre Camboya y Tailandia y ha sido fuente de conflictos desde 1954 cuando Tailandia, tras retirarse las tropas francesas, ocupó el templo considerándolo suyo dado que se encuentra en la parte de las montañas que naturalmente debería corresponderles a ellos. Camboya llevó el caso a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ) donde en 1962 se determinó que, por el contrario, el templo pertenecía a Camboya según los mapas trazados for Francia en 1904-1907 a petición de la propia Tailandia y que dejaban claramente el templo en territorio camboyano (colonia francesa en aquel momento). En 2008, con la nominación e inscripción del templo como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO [en inglés y francés], el conflicto volvía a estallar. El problema radica en el fallo de la CIJ en 1962. En él se consideran los mapas de 1907 como aceptados por Tailandia (que no los reclamó hasta 1954) y se concede la posesión del templo a Camboya pero no se dice explícitamente que los mapas deban ser considerados en su totalidad como el borde camboyano-tailandés, sino que se habla sólo del templo. Así pues ciertos iluminados extremistas tailandeses interpretaron el fallo de la CIJ en 1962 como que el templo pertenecía a Camboya pero el territorio alrededor era tailandés. Es decir, aceptan el fallo de la CIJ basado en los mapas, pero no los mapas en sí. Por este motivo en 2008, 2009 y 2011 se produjeron enfrentamientos armados en la zona por parte de los ejércitos de ambos países. En noviembre de 2013, a petición de Camboya, la CIJ realizó una interpretación de su propio fallo de 1962 [en inglés] resolviendo que, sin entrar a disputar el resto del territorio, el promontorio donde se asienta el templo pertenece a Camboya, con lo que Tailandia debía retirarse del territorio ocupado, cosa que aceptó.

Os dejo un par de mapas: el de 1907 al que le he hecho un zoom para que podáis ver que claramente la línea fronteriza trazada (con cruces) deja el templo y su promontorio en territorio camboyano; y un mapa explicativo del conflicto que he sacado del ChiangRaiTimes.

A día de hoy la visita al templo parece segura pero como norma general sólo se puede acceder desde Camboya (la entrada desde Tailandia está cerrada en muchas ocasiones). La zona está fuertemente militarizada, aunque he de decir que los soldados camboyanos fueron súper majetes conmigo. La entrada es gratuita pero es necesario pasar por la oficina y coger el ticket. Desde allí se puede coger una moto (4-5$) o un tuk-tuk compartido (25$ para 6 personas máximo) para subir a la montaña (unos 8km de carretera). Yo con mis dos cojones me subí andando con mi mochila de unos 15kg y un sol que lo flipas. Ya al final, la parte más empinada, no podía con mi alma y tuve que hacer varias paradas en las que los soldados me invitaban a chupitos, agua o un simple asiento a la sombra grin

El complejo por desgracia ha sido desvalijado y está bastante derruido, aunque uno puede apreciar el esplendor de tiempos remotos. A lo largo del templo, en toda la zona Este, hay varios búnkers y trincheras construidos por los Jemeres Rojos en su guerra contra Vietnam cuando los vietnamitas invadieron el país y liberaron a la población camboyana. Los últimos reductos de los Jemeres Rojos se encontraban principalmente en el borde tailandés, dado que Tailandia les apoyaba en contra de Vietnam (el enemigo de mi enemigo es mi amigo). En la zona Sureste se encuentran los refugios de los militares y una larga línea de trincheras que recorre el comienzo de una Escalera Antigua (justo al Este de Gopura V, ver mapa más abajo) que data de los tiempos de Koh Ker (principios del siglo X), antes de que se construyera el templo que hoy podemos ver entre los siglos XI y XII. La escalera ha sido utilizada también para las trincheras y las 2 serpientes sagradas (Nagas), macho y hembra, que daban acceso al templo desde ella, así como otras esculturas de animales, han sido expoliadas. A día de hoy se baja (o sube) por más de 2200 escalones de madera superpuestos y las vistas son preciosas. Mis piernas temblaban cuando llegué abajo con todo el peso. Los militares del retén que se encontraba allí me ofrecieron agua y una ducha, así como sitio para dormir si quería, pero prefería volver a Sra Aem (población cercana donde la noche anterior me habían dado alojamiento en un centro médico) y me acompañaron de vuelta con los perros hasta la vía principal puesto que había un tigre merodeando por la zona (EDITADO: posteriormente he descubierto que no quedan tigres en Camboya así que seguramente sería un leopardo).

Aunque el templo es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO lo pongo en “Opcionales” porque, francamente, está hecho pedazos y no es que uno pueda decir “Oh, qué maravilla” cuando llega allí. Aunque si lo hubieran destrozado menos sería otra cosa… las guerras NUNCA traen nada bueno.

 

Volver al Índice


AREY KHSAT

Es probable que hayáis oido hablar de la Isla de la Seda (Koh Dach) en Phnom Penh donde es posible visitar telares familiares de seda. He leído en varios sitios a gente pagando 10$-15$ por un billete de ida y vuelta en uno de los barcos que te llevan hasta allí en 1 hora, así que os traigo aquí una alternativa mucho más barata: Arey Khsat. Para llegar allí se puede coger el ferry en el embarcadero que hay cercano al Monumento de la Independencia, cuesta 1000 riels (0,25$) cada trayecto y tarda 20 minutos. Esta región está justo al otro lado del Mekhong y hay barcos yendo y viniendo continuamente. Una vez llegados al otro lado podéis coger una moto o tuk-tuk que en 5-10 minutos os llevará a los telares de seda. Allí podréis disfrutar de una visita guiada gratuita donde os explicarán cómo producen la seda, la tintan y la tejen. ¡Preguntad todo lo que queráis! Por supuesto esperan que al terminar compréis algo, pero no estáis obligados wink

 

Volver al Índice


MERCADO de ORUSSEY

Entre todos los mercados que he visitado en Camboya el Mercado de Orussey (Phsar Orussey), en Phnom Penh, es sin duda alguna mi favorito. Absolutamente nada turístico (no veréis barangs, el nombre para los occidentales en Camboya) y súper auténtico: ajetreado, descuidado, con todas las cosas y gente por el medio en los estrechos pasillos, gente vendiendo comida en cada esquina, caótico… Aquí se puede encontrar prácticamente de todo (si es que consigues orientarte y aprender dónde está cada cosa) y a buen precio (regateando, por supuesto). Olvidaros del Mercado Central y del Russian Market (Phsar Toul Tom Poung), auténticas turistadas, y acercaros aquí, a absorber la cultura local.
Por desgracia la GoPro no se comporta nada bien en entornos de baja luz, así que las fotos que os traigo son bastante malas en cuanto a calidad, pero os darán una idea de lo que es el lugar (aunque es un poco temprano y no hay tanta gente).

En la calle 198 y aledañas, a la altura del Mercado de Orussey (a 1 minuto de él), podéis disfrutar también del espectáculo que suponen los mercados callejeros, incluso más baratos y más abarrotados.

 

Volver al Índice


TUOL SLENG (S-21)

Tuol Sleng es el otro nombre por el que se conoció al S-21 (Prisión de seguridad 21), la principal prisión de los Jemeres Rojos en Phnom Penh. La visita al Museo del Genocidio de Tuol Sleng es otra de esas visitas que en todos lados ponen como obligada y que sin embargo yo pongo aquí como “Opcional”. El principal motivo es que, aparte del complejo en sí (una serie de edificios de aspecto carcelario que otrora fue un prestigioso colegio), la mayoría de la visita se reduce a cientos de fotografías de las miles de personas que fueron torturadas y asesinadas aquí. Se echa en falta algún tipo de documento o soporte que te explique la historia, así que antes de ir investigad sobre la historia del Genocidio de los Jemeres Rojos y sobre sus personajes.

No obstante merece la pena una visita si tenemos tiempo (y dinero), como complementaria a los Killing Fields. Además de las fotografías hay una serie de habitaciones intactas que se han mantenido como recuerdo del horror que se encontraron los vietnamitas al entrar aquí, proyecciones de documentales diarias (según la Lonely Planet uno a las 10:00 y otro a las 15:00, pero yo recuerdo un tercero a eso de las 13:00) y algunos carteles explicativos como el reglamento de la cárcel cuando estaba en funcionamiento.


 

Volver al Índice



3 sitios pichí pichá en Camboya

 

STUNG TRENG

Es una ciudad con varios cruces de carreteras. Aquí se coje la nueva ruta que lleva hasta Siem Reap desde Laos, para aquéllos que vayan directamente, así como la carretera hacia Ratanakiri.
Además de eso no tiene nada y no merece la pena parar.

 

Volver al Índice


KRATIE

Si uno viene desde Laos y cruza hacia el sur de Camboya, hacia Phnom Penh puede que quiera hacer una parada en Kratie, lugar desde el que es posible divisar los escasos delfines Irawadi del Mekhong que todavía existen. Los locales ofrecen acercarse en barca hacia las zonas donde suelen estar (unos 6$ yendo varios), cerca de Kampi (una población 20km al norte de Kratie) o también es posible hacer un tour en kayak en el que esté incluída esta actividad (al menos unos 20$). No obstante id preparados para ver tan solo un punto moviéndose en el horizonte. La mayoría de la gente no consigue verlos muy de cerca, entre otras cosas porque no está permitido acercarse demasiado dado que están en peligro de extinción y probablemente desaparecerán tras la construcción de la nuevas presas en los afluentes del Mekhong que reducirán el agua que llega a las zonas más bajas y bloquearán las vías de desove de muchos de los peces del río, reduciendo no sólo el alimento de los delfines sino también de los habitantes de estos países que muy a menudo tienen aquí su único alimento y/o fuente de ingresos.

Por lo demás, Kratie no tiene mucho aunque podéis acercaros a Koh Trong, una isla del Mekhong que hay enfrente (0,5$ por trayecto en barca) a dar una vuelta en bici (se alquilan en la isla por 1$). También hay una zona de rápidos (o bosque inundado como lo llaman) yendo hacia el norte, por Kampi, y que a los locales les gusta frecuentar para pasar el día de picnic; aunque tendréis que alquilar una moto para ir.

 

Volver al Índice


KAMPONG CHAM

Tras Kratie, Kampong Cham es la siguiente ciudad grande de camino a Phnom Penh. Aquí podréis cruzar el Puente de Bambú (0,5$ para los locales o 1$ para los extranjeros, algo que no te dicen hasta que has cruzado; por supuesto yo pagué precio local), que incluso soporta coches, y dar una vuelta por la la isla Koh Paen, famosa por sus pomelos (por desgracia las fotos de esta parte me han desaparecido, así que ¡tendréis que googlear!.

El templo más conocido en Kampong Cham es Nokor Wat, templo Khmer del siglo XI. Supuestamente en algunos de sus mausoleos se pueden ver huesos del Genocidio de los Khmer Rouge, pero yo recorrí casi todos y lo único que vi fue un cerdo:

También podéis acercaros a Wat Phnom Bros y Srei, aunque aparte de los monos que viven por allí, no hay gran cosa. Aunque sí que estuve en el recinto echando algunas fotos, no llegué a entrar en el templo porque un policía que había allí me pedía como unos 3$ de entrada (si recuerdo bien). No me creí una palabra. Para mí que el amigo se había inventado la tarifa para aprovecharse de los extranjeros e intentar sacarles pasta y las miradas de los locales cuando el policía me pedía dinero me lo confirmaron. Le dije que no iba a entrar y me largué.

Por lo demás Kampong Cham es una ciudad tranquila a orillas del río para relajarse tomando algo en sus terrazas.

 

Volver al Índice



3 sitios sobrevalorados en Camboya

 

PALACIO REAL

Aunque no he visitado el Palacio Real de Phnom Penh, así como tampoco visité el de Bangkok, me parecen en general visitas innecesarias y caras. El Palacio Real de Phnom Penh cuesta 6,25$ y tiene básicamente lo que todos: templos. Y es que cuando uno ha estado viendo templos budistas hasta la saciedad, uno más, por muy famoso que sea, no merece la pena. Así que si os pasa como a mí y ya habéis visto muchos (modernos), ni os molestéis. Ahora bien, si no estáis acostumbrados a este arte, entonces sí, id a verlo. Allí encontraréis también la Pagoda de Plata [en inglés] donde se alojan las 2 atracciones principales: el Buda Esmeralda (no confundir con el de Bangkok), una escultura supuestamente del siglo XVII pero que al parecer está realizada en Cristal de Baccarat (una investigación básica nos indica que este cristal no existió hasta el siglo XVIII; ¿en serio? ¿todas las webs repiten la misma tontería y nadie lo ha comprobado hasta ahora? De hecho he modificado yo mismo la página de la Wikipedia a ver si otras webs lo hacen también: o es de después del siglo XVIII o no es de Cristal de Baccarat); y el Buda Dorado, una escultura dorada de principios del siglo XX que contiene 9584 diamantes incrustados (¿o 2096? Algunas webs dicen 2096 y otras 9854, otras como la Lonely Planet usan los dos números. ¿Alguien tiene información de primera mano? No hay web oficial), incluyendo uno de 25 kilates en la corona y otro de 20 kilates en el pecho.

Unos amigos visitaron el palacio y, además de estar hasta la bandera, no pudieron entrar en la Pagoda de Plata porque algún mandamás venía, así que la cerraron; pero ni se molestaron en decirlo en la entrada antes de comprar el ticket. Bienvenidos a Camboya, Kingdom of Wonder (para los no versados en inglés, es un juego de palabras: kingdom es reino y wonder puede significar maravilla, pero también asombro, sorpresa, o el hecho de preguntarse algo; de manera que la frase puede interpretarse de forma positiva, como un elogio, o de manera negativa, como un sarcasmo).

 

Volver al Índice


SIHANOUKVILLE (ciudad)

O también Preah Sihanouk. Ciudad situada en la provincia del mismo nombre al sur de Camboya, muy frecuentada por los camboyanos debido a sus numerosas playas y que se ha convertido en un agujero negro que atrae a montones de occidentales haciéndola tristemente famosa por ser un lugar donde abundan las mafias (rusa principalmente), la prostitución, la pederastia, las drogas y la violencia.

Creo que lo he dicho todo.

 

Volver al Índice


TREN DE BAMBÚ

Algo que quizá os sorprenda es que en Camboya no hay trenes. Bueno, hay algunos trenes de mercancías, pero muy escasos. Las pocas líneas férreas que los franceses construyeron durante la época colonial fueron destruidas y abandonadas durante la guerra civil (la de los Jemeres Rojos). Aunque hace años que supuestamente se va a reconstruir la línea que une Phnom Penh con la frontera tailandesa en Poipet, la cosa sigue su ritmo y en los tramos de vía funcionales los camboyanos encontraron una forma de transportar personas y mercancías en una línea con una sola vía: el Norry (del francés lorry, carretilla), el Tren de Bambú. Se trata de una plataforma hecha de metal y bambú que se apoya sobre unos ejes con ruedas, de manera que si dos vehículos se encuentran es relativamente sencillo desmontar uno al lado de la vía mientras el otro pasa. Al principio se impulsaba de forma manual y ahora lleva un motor que le permite moverse a 40km/h.

A las afueras de Battambang los locales han convertido el tren en un atractivo turístico y cobran 5$ por persona por un trayecto de ida y vuelta de 30 minutos. Yo me acerqué con la bici y no me llegué a montar porque me olí el percal nada más llegar. El sitio no está para nada señalizado y apenas me había bajado de la bici un policía me pidió 5$ por el mero hecho de estar allí:

– Deja aquí la bici que yo te la cuido. Son 5$.

+ ¿5$ por dejar la bici aparcada aquí? No hace falta, puedo dar una vuelta con ella.

Son 5$ el trayecto corto o 10$ el completo.

+ No te preocupes, que ya me voy.

Ni me molesté en intentar sacar una foto. Este tipo de sitios que pretenden sacarte el dinero desde el minuto cero sin tan si quiera explicarte de qué va el asunto tienden a ser puros sacacuartos para los turistas. Y no me equivocaba [en inglés], pues parece ser que el pueblo donde termina la aventura es el típico sitio donde intentan hacerte sentir mal o intimidarte para que sueltes más pasta como sea. Me revientan ese tipo de actitudes. Aunque hay gente que ha disfrutado del paseo.

 

Volver al Índice



3 sitios por descubrir en Camboya

 

TONLÉ SAP

Tonlé Sap significa literalmente río grande de agua fresca y es un lago enorme que cubre una gran extensión del centro de Camboya. Se alimenta de las aguas del Mekhong durante la época lluviosa (de mayo/junio a septiembre/octubre) y al contrario cuando el Mekhong reduce su nivel manteniendo un complicado equilibrio. El lago es Reserva de la Biosfera de la UNESCO [en inglés] y aloja una gran variedad de especies incluyendo el pez gato gigante del Mekhong, el casi extinto cocodrilo siamés y la mayor concentración mundial de serpientes de agua fresca.

Las inundaciones periódicas del lago lo hacen un lugar natural para el cultivo de arroz con lo que muchas familias viven de él. No obstante la mayoría de la industria es pesquera, siendo el medio de vida más importante en la zona.

Sin duda me gustaría viajar alrededor del lago, convivir por un tiempo con los habitantes de la zona y tratar de ver alguna de sus especies animales, pero no será esta vez.

 

Volver al Índice


OTRES BEACH

Al parecer, lo único que merece la pena de Sihanoukville. Es una playa más alejada del centro turístico de la ciudad y todo el mundo la recomienda. Sin embargo, cuando pasé por Sihanoukville venía de estar un mes y medio en una isla, así que francamente no me llamaba la atención ir a ninguna playa sweat_smile

 

Volver al Índice


KOH KONG

He visitado la provincia de Koh Kong dos veces: la primera a mediados de febrero, de camino a Tailandia para renovar mi visado camboyano; la segunda un mes después, a la vuelta.

En la primera visita estuve sólo en la ciudad de Koh Kong, en la casa del tío de Sothy (la dueña de la granja donde estuve de voluntario en Kep). Allí pude comer serpiente y visitar Boeng Kayak, parte de la Reserva Natural de Peam Krasop, un bosque de manglares que hay más al sur. Está relativamente cerca (7 km), así que se puede ir en bicicleta. La entrada cuesta 5000 riels (1,25$) y hay una plataforma de madera por la que se puede caminar entre los manglares. Aunque por muy reserva que sea, esto es Camboya, así que veréis mierda de los visitantes por todos lados porque aquí (en general en el Sudeste Asiático excepto, por lo que sé, honrosas excepciones como Singapur) les va eso de tirar la basura en cualquier lado, aunque haya papeleras.

En la segunda visita cometí una locura similar a la que hice en Prasat Preah Vihear: cruzar desde Battambang a Koh Kong. Probablemente no lo sabréis, pero no hay carretera en ese trecho porque atraviesa los Montes Cardamomos donde se encuentran varios Parques Nacionales, probablemente los últimos donde uno puede realmente encontrar vida salvaje en Indochina. Y ésa era precisamente mi intención, cruzar la jungla repleta de vida salvaje (bueno, con locales y con vista, no a lo loco). Al no haber carretera me moví constantemente por caminos agrícolas, y de hecho, fue con lo que me encontré. Esperaba atravesar jungla y lo único que atravesé fueron campos cultivados alrededor de los todavía humeantes troncos ilegalmente quemados de lo que hacía poco era bosque. Y es que ¿cómo pueden las leyes (que en Camboya sólo aplican para los que no tienen dinero) luchar contra el hambre? Así pues, durante 3 días estuve andando decenas de kilómetros y viajando a dedo en motos y tractores, con mi mochila, claro, como Pocholo. El segundo día llegué Oh Saom, un pequeño pueblo a las puertas del bosque donde me quedé en la casa de un antiguo guarda forestal, Lim. Ahora trataba de educar a la población y atraer el turismo ecológico a la zona. Y es allí donde quiero volver puesto que Lim me dijo que podía organizar tours baratitos con un guía local para acampar y observar la vida salvaje en la jungla. Si finalmente consigo contactar con él, iré allí en un par de semanas, justo antes de salir de Camboya, así que podré actualizar la entrada. EDITADO: No he podido sacar tiempo para acercarme así que tendré que dejarlo para una futura nueva visita a Camboya.

Por cierto, entre Oh Saom y Koh Kong hay una gran parte de carretera… por el medio de la selva. Esta carretera ha sido creada por los chinos que están construyendo las 5 represas que están destruyendo la vida en esta zona (de hecho hay varias compañías en varias zonas de la reserva haciendo esto). Primero porque han talado una inmensa cantidad de bosque para construirlas (la madera y los minerales extraídos son vendidos de manera que la empresa china saca una buena pasta sólo con esto); segundo porque estas presas bloquean el movimiento de los peces que suben el río para desovar con lo que los habitantes de la zona (familias pobres que viven principalmente del río) se quedarán sin su alimento principal, el pescado; tercero porque la electricidad generada por estas presas será vendida al Gobierno de Camboya y tras 20, 30 ó 40 años de explotación pasarán a manos de los camboyanos (se les olvida mencionar el ciclo de vida de estas presas con un buen mantenimiento, pero es que además aquí el mantenimiento es nulo así que las presas tal vez durarán 5 ó 6 años y luego el Gobierno Camboyano tendrá que correr con los gastos de desmantelamiento). Curiosamente la mayor parte del trecho en carretera lo hice en el coche de uno de los jefes de proyecto de la represa. El hombre me comentaba lo contento que estaba de que hubieran deportado a Álex, un compatriota nuestro que ha luchado durante años en Camboya por los derechos de los camboyanos y por proteger su biosfera a través de su ONG Mother Nature. Es curioso, el Gobierno Camboyano protesta con una mano por las presas que Laos va a construir en los afluentes del Mekhong destruyendo parte de la biosfera y el alimento de los camboyanos mientras con la otra mano contrata a los chinos para que destruyan una de sus más importantes reservas y dejen sin alimento ni medio de vida a sus habitantes. Seguro que nadie tiene intereses aquí. Con razón Camboya es uno de los países más corruptos del mundo.

 

Volver al Índice

 

Bueno, creo que con esto cubro todo lo habido y por haber en Camboya, jejeje. Este “¿Qué ver en Camboya?” me ha supuesto un cojón de trabajo y un huevo de tiempo, así que espero que os resulte de utilidad. Si es así, compartid por favor (¡y pinchad en la publicidad, cabrones!).

El próximo post será parte de la serie Retrato de Camboya. ¡No os lo perdáis!



3 thoughts on “¿Qué ver en Camboya?

    • Muchas gracias Maribel! Me alegro de que te guste ^^
      La verdad es que esto fue lo último decente que escribí. Después he viajado mucho más (he estado más de 2 años por ahí dando vueltas), pero nunca he encontrado el momento de escribir. Debería hacer algo más parecido a lo tuyo, más cortito, que me permita contar historias sin desinflarme por la cantidad de tiempo que llevan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *