Hacia el sur de Laos, Phonsavan

Llanura de las Jarras, Sitio 1

Tras unos días de descanso en Ban Na me volví a Nong Khiew donde me reuniría de nuevo con Belén, la chica cántabra que conocí en Pai y con la que coincidiría nuevamente en Luang Prabang. Nos mantuvimos en contacto e iniciamos viaje juntos hacia el sur de Laos. Teníamos pensado hacerlo en autostop, pero en esos días empezó a llover y a hacer fresquete y no íbamos muy preparados, así que finalmente nos decidimos por el autobús. Nos habría gustado ir allí por las carreteras del Este, pero los buses de ese lado eran súper caros así que nos salía más barato y rápido hacer un desvío por Luang Prabang. Empalmamos con un bus nocturno con dirección a Vietnam (donde coincidiríamos de nuevo con las finlandesas) y que nos dejaría en Phonsavan a las 2 de la mañana. Nos tocó buscar una casa de huéspedes en una ciudad desierta debido al toque de queda en Laos.

Continue reading

Tras la tempestad, viene la calma

Eran las 6 de la mañana del día en que había decidido irme de Luang Prabang y aún estaba dudando qué hacer. Anya y Liam se habían ido el día anterior de camino a sus respectivos países. La pobre Elena se había puesto mala, pero yo estaba deseando irme de allí y Casey y las finlandesas habían llegado el día anterior y le hacían compañía. Tenía dos opciones: tirar hacia el sur y salir de una vez por todas de Laos o tirar hacia el norte para explorar zonas menos turísticas, los pueblos del norte de Laos. ¿Qué clase de viajero sería si en vez de explorar el mundo saliera huyendo de los países que no me gustan? Como descubriría más adelante en Camboya, el problema no es el país o la gente, el problema es que siempre hacemos lo que los demás ya han hecho porque tenemos miedo a perdernos de verdad o a que nos pase algo. Así que al final no vivimos nuestras propias experiencias, sino la copia comercializada de la experiencia de otras personas.

6:30AM, mochila a la espalda, algo para desayunar por el camino y una caminata de 2 horas fuera de la ciudad para hacer autostop. Dirección: Norte. Continue reading

Luang Prabang, ciudad de vacaciones

Saltando a las aguas turquesas de las cascadas Kuang Si en Luang Prabang

¿Recordáis ese anuncio de hace varios años que decía “Marina d’Or, ciudad de vacaciones“? Pues así es Luang Prabang, una ciudad de vacaciones para familias y jubilados. No me entendáis mal, me parece estupendo que las familias y jubilados tengan un sitio para irse de vacaciones pero, francamente, pese a ser Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO [en inglés], Luang Prabang me da pena. Laos es uno de los países menos desarrollados del mundo, sin embargo Luang Prabang (el centro) parece sacada de cualquier ciudad veraniega occidental. Una isla de opulencia que contrasta lamentablemente con la pobreza local. Sólo unos pocos laosianos se benefician de esto, el resto sigue malviviendo en los alrededores mientras los occidentales hacen proliferar negocios enfocados a otros occidentales manteniendo una comunidad completamente desintegrada de la realidad social y cultural del país.

Continue reading

Vang Vieng, aprendiendo el camino

Paisaje en Vang Vieng: formaciones kársticas

Vang Vieng, un pequeño pueblo en la ruta entre Vientián y Luang Prabang que ha cambiado radicalmente con los años pasando de ser un lugar de paisajes idílicos hace 10 años a una posterior época de drogas y alcohol sin control que terminó hace un par de años cuando la policía empezó a cerrar bares a punta pala. Ahora los paisajes siguen siendo los mismos, pero monetizados hasta la exageración, y el ambiente joven y festivo de mochileros es más moderado, aunque intenso (similar a Pai en Tailandia). Por cierto, en Laos hay toque de queda a las 23:30 para todos los comercios (aunque algunos pagan a la policía para que haga la vista gorda).

Sería en este ambiente en el que cambiaría la forma de plantearme el viaje.

Continue reading

Sobre los laosianos

El nombre oficial de Laos como país es Lao PDR (Lao People’s Democratic Republic, República Democrática Popular de Lao) que los expats (expatriados) de aquí han reconvertido como Lao People Don’t Rush (traducido como Los laosianos no se apresuran). Y qué reconversión más adecuada. De hecho, la expresión que más se repite en Laos es bo-pen-ñan, traducido como No pasa nada.

Antes de continuar con el viaje quisiera compartir mis reflexiones sobre los laosianos, sobre la gente de este país que supuso un antes y un después en mi aventura.

Continue reading

KM 52, pueblo Hmong

En la carretera entre Vientián y Vang-Vieng/Luang Prabang, a 52 km de Vientián se encuentra un pueblo llamado precisamente así, Km 52 (pronunciado en Lao, la lengua oficial de Laos, como Lak Jaa-sip-song). Así de original es la peña aquí, y no es el único pueblo con este tipo de nombres. Laos está plagado de ellos.

Desde que salí de Vientián fijé en Ban Km 52 (Ban significa pueblo en Lao) mi próximo destino. Primero, porque era un pueblo en mitad de la nada; y segundo, porque había visto en CouchSurfing muchos chavales de ese pueblo que ofrecían alojamiento. Pero cuando llegué me encontré con que había una especie de festival y todas las casas de huéspedes estaban petadas o carísimas (por eso probablemente no conseguí CouchSurfers tampoco).

En éstas andaba yo buscando una casa de huéspedes donde alojarme sin que me quitaran un riñón cuando pasé por segunda vez cargado con mi mochila por una casa en la que estaban comiendo como 40 personas de la misma familia y uno de los chavales me hizo gestos para que me acercara. Me invitaron a comer, a salir con ellos de fiesta y a dormir en su casa grin Y así fue como pasé la Nochebuena y la Navidad de 2014 santa

Continue reading