Vientián

Superficie de Laos bombardeada por EEUU

Como ya mencioné anteriormente, Vientián no tiene nada, así que no me voy ni a molestar en escribir una entrada decente sobre la ciudad y me limitaré a poneros unas pocas fotos y contaros un par de cosillas (juas, juas, que malote soy).

Aunque el día anterior, con la guardia baja y la precaución nublada por el deseo de conocer nueva gente en un nuevo país, estuve apunto de tener un problema serio, no permití que la experiencia me dejara tan tempranamente una mala impresión sobre el país y la hospitalidad laosiana no tardó en aparecer. Christoph (un chico alemán que conocí en Vientián y que viajaba con otras 2 alemanas, Sophie y Vanessa) y yo fuimos a dar una vuelta en bici por la ciudad en busca de un sitio barato donde comer cuando nos invitaron a unirnos a una pre-boda. Nos inflaron tanto a comida, a Beerlao (la cerveza laosiana por antonomasia) y a Lao Lao (un whisky transparente casero que acostumbran a tomar) que volvimos al hostal tambaleándonos en las bicis.

Por lo demás, sólo voy a recomendar una visita (tal vez el Buddha Park merezca la pena, pero como yo ya había visitado el Sala Kaew Ku en Nong Khai, no había necesidad de visitarlo): el COPE Visitor Center [web en inglés], o Centro de Visitas de COPE que es el acrónimo de Empresa Cooperativa de Órtesis y Prótesis (por sus siglas en inglés Cooperative Orthotic and Prosthetic Enterprise). Esta empresa estatal proporciona material ortopédico y apoyo psicológico a personas (especialmente a aquellas más desfavorecidas económicamente) que tienen alguna malformación o que han sufrido algún tipo de daño por UXOs [web en inglés]. ¿Y eso qué son? UXO es el acrónimo de Municiones No Explotadas (por sus siglas en inglés Unexploded Ordnance); es decir, bombas, proyectiles, granadas, minas, etc. Y es que Laos es el país más bombardeado del mundo.

Aunque Laos era teóricamente neutral en la llamada Guerra de Vietnam, Estados Unidos bombardeó entre 1964 y 1973 todo el Este del país tratando de cortar las líneas de suministro vietnamitas que daban cobertura a las tropas norvietnamitas en Vietnam del Sur, la llamada Ruta de Ho Chi Minh. Bajo condiciones ideales el 30% de los explosivos no estallan y se estima que aún quedan 80 millones de ellos sin detonar en Laos.

Y ahora, os invito a investigar sobre la Guerra de Vietnam en profundidad, incluyendo la posguerra con la que llegó el Genocidio de los Jemeres Rojos en Camboya. Y no, los enlaces a la Wikipedia que os he dejado aquí no son suficientes para entender la magnitud de esta guerra. Por mi parte solamente puedo admirar a la gente de Vietnam y espero visitar el país durante este año. Aunque tras haber vivido en Camboya he podido averiguar que los vietnamitas, tras ayudar a los camboyanos, se llevaron buena parte de sus recursos, empañando así su gesta.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *