Yo, yo mismo y mi blog

Éste soy yo:

Bueno, uno de mis muchos yos. Uno en mi línea aventurera, que tan habitualmente profeso en los últimos tiempos. También tengo mi yo formalito, aunque de ése existen menos fotos stuck_out_tongue_closed_eyes Así mismo existe un yo peculiar, que ha dado nombre al blog, y del que no es raro que ciertos amigos dispongan de material que echaría a perder la imagen de mi yo formalito.

Pues bien, resulta que mi yo aventurero decidió hace ya algún tiempo que estaba cansado de vivir como todos vivían, de tener una vida prefabricada, moldeada al gusto de los poderosos y según dictaba la Sociedad de Consumo: consigue un trabajo donde puedan exprimir tu vida a cambio de papel y cobre que gastarás en cosas que no necesitas para vivir pero que te hacen “mejor y más útil” para la Sociedad de manera que puedas sobrevivir para seguir trabajando y aportando a la Sociedad sin poder escaparte; cásate y ten hijos, átate a una hipoteca o ya te atamos nosotros con deudas, trabaja más y por menos sin apenas ver el sol hasta que hayas alcanzado casi la esperanza media de vida; el resto de años hasta que te mueras te regalamos una pensión ridícula para que se la des a un asilo que te mantenga alejado de tu familia, ¡y a vivir que son dos días!
Yo llamo a esto Síntesis Esperpéntica de la Sociedad, en honor a Valle-Inclán, quien retrató una sociedad de hace un siglo que en poco se diferencia de la de hoy.

Y con esta visión en la cabeza rondando día tras día durante muchos meses, llegó un momento en que era necesario cambiar. Era momento de vivir un sueño, de vivir mi sueño: viajar por el mundo de forma indefinida, conociendo gentes y lugares por el camino; sin tiempo, sin prisas, sin más necesidades que las vitales y sin más posesiones que una mochila y todo lo que hay en ella.

Pretendo recorrer el mundo no sólo desde el punto de vista turístico, sino también desde el punto de vista nativo. Quiero integrarme, comer, beber, sentir, vivir con y como las gentes que pueblan La Tierra. El Mundo tiene mucho que ofrecer y es demasiado grande para que uno se quede toda la vida en el mismo sitio sin querer saber de él (que no significa que todo el mundo tenga que largarse a dar la vuelta al mundo, sino que cada uno debe seguir sus propios sueños).

Y la única manera de hacer esto es viajar sin dinero. Viviendo de lo que consiga y trabaje por el camino, moviéndome cuando pueda y como pueda.

Así que sobre eso tratará NAVARRADAS: sobre mis andanzas, mis aventuras y desventuras por el Mundo.

Ah, y si alguien se pregunta el porqué del nombre del blog:

Navarrada

por Diego Martínez

f. coloq. Dícese del hecho o dicho típico de Carlos Navarro. Fuera de los cánones establecidos por la Sociedad, sin cabida dentro de la lógica humana.

 

Soy Carlos o también Navarro en España, soy Tchng Di en Tailandia, soy Yin Yok o Bro Kgauk en Camboya, soy Tu Au en Myanmar, soy I Gede Karsa en Indonesia. Viajo a dedo alrededor del mundo, sin casi dinero. Soy ingeniero, soy informático, soy guía turístico, soy comercial, soy granjero, soy camarero, soy canguro, soy psicólogo, soy deportista, soy conductor, soy transportista, soy electricista, soy fontanero, soy carpintero, soy albañil… Soy tu amante, tu amigo, tu hermano. Soy un viajero en solitario, un mochilero, un autostopista. Soy un soñador viviendo su sueño.